24 febrero 2009

Partidos políticos extraños

El partido político mortalmente serio de Australia, en los 80, prometía usar pingüinos entrenados para proteger Australia de Argentina.

El partido de los rinocerontes, en Canadá, prometía no guardar ninguna de sus promesas. Decían ser los descendendientes espirituales de Cacareco, un rinoceronte que fue elegido en un pueblo brasileño en los 50. Decían que el rinoceronte era perfecto para ser el símbolo de un partido político por que tenía un cuerno peludo creciendo de la nariz y se movía lento y era tonto, a no ser que estuviera en peligro.
Entre las promesas que tenía estaban las de derogar la ley de la gravedad, pavimentar Manitoba para hacer el mayor parking de la historia y abolir todas las leyes para acabar con el crimen. También aumentar el nivel de la educación haciendo colegios más altos.

En Dinamarca hubo un partido político, el de los elementos conscientemente tímidos para el trabajo (¿?) que prometía mejores regalos de navidad, mejor tiempo, piezas del renacimiento en Ikea, más pan para los patos en los parques, nocilla para el ejército... De hecho, estas dos últimas las cumplió, por que salió elegido. También puso un servicio público en un parque en el que su partido daba cerveza. Se tomó el trabajo seriamente cuando fue elegido.

El partido serio de McGillicuddy se formó en Nueva zelanda y pedía una batalla de almohadas por la corona de Inglaterra. Además, para elegir al candidato, hacía guerras con globos de agua. El que perdía era el candidato. También usaron alguna vez el juego de la silla musical. Una de sus ideas consistía en poner cerveza en las playas, para que, si les invadían, se emborracharan y dejarna de atacar. Además pedían poner límites a la velocidad de la luz, castraciones públicas y usar a los contables como barreras de tráfico.

El partido Official Monster Raving Loony, en Reino Unido, pide a toda Europa que use la libra, quiere permitir a los motoristas conducir en linea recta en las rotondas si no viene nadie, y quiere una moneda de 99cts para ahorrar en cambio.

Fuente: Neatorama

Estadísticas del blog