19 septiembre 2008

Mitos sobre zombies

Ser zombie se transmite, principalmente, por la saliva o la sangre, pero nada más, por mucho que piensen. Ni por el semen, ni por el contacto.
El hijo de un zombie es zombie por que ha compartido la sangre, pero puedes echar un polvo o compartir una toalla con un zombie, siempre y cuando ni él ni tu tengais una herida en la piel y que él no babee. No se recomienda compartir cuchillas de afeitar pues podrían tener pequeñas gotitas de sangre.

Tampoco compartais jeringuillas o vasos ni os deis un morreo sin condón. Es mejor sentir el lubricante y el latex en la boca que convertirse en un zombie, os lo aseguro.

Estadísticas del blog