12 marzo 2008

No son cantantes, son ladrones.

Cito a Bosé de ClipClip

Alejandro (Sanz) desarrolla su talento y a cambio es lógico que reciba todo lo que la gente le quiera dar como resultado de su elección. Si a tí te gusta la música, lo mejor que puedes hacer es colaborar en financiarla de alguna manera, o de lo contrario te aconsejo que empieces a aprender solfeo, porque mañana o te la haces tú la música, o como los músicos empecemos a dejar de tener ingresos, y no veamos futuro, nos dedicaremos a otra cosa. Respeto muchísimo tu opinión, pero no mezcles las cosas. Nosotros también nos levantamos muy pronto, nos acostamos tarde cuando trabajamos. Hacemos miles de kilómetros y otras cosas que hacen de esta carrera una carrera dura para la que hay que nacer. Tenemos la delicadeza de sólo enseñar la parte buena. No hay tanto glamour como parece y lo que cada uno tenga se lo ha ganado a pulso, y todo es proporcional al talento de cada uno. Un abrazo.

Es posible que Bosé tenga razón. Pero yo odio la música. No es que la quiera destruir, sino que no me gusta. Me gustan muchas canciones y las hago mi particular homenaje poniéndolo en mi sección de canciones de mi blog principal. Pero me gustan, no las escucho.

Para mi las canciones son como los libros. Las oigo una vez o dos y punto. Pocas canciones he oido muchas veces. Sólo Depeche Mode me ha atraido lo suficiente como para que lo escuche infinidad de veces. Y tengo discos originales de su mejor etapa varias veces.

Puedo vivir de maravilla sin música. De hecho probablemente viviera mucho mejor. Es cierto, oigo algunas canciones muchas veces. Pero tengo el permiso de sus cantantes. Y si no lo tengo, las dejo de oir. Escuché algunas de Sabina, de Serrat pero ellos no quiere que oiga su música, pues que le den por culo: Si por mi fuera las quitaría de las radios. Me gusta la canción del lobo de Bosé. Apareció en la tele. Pero no quiere que la oiga. Pues no la oigo, oiga. Si yo no pierdo nada. No son tan buenos cantantes como se creen. Y Alejandro Magno menos, que lamentable es poco: Odio su música y es de ultraderecha, lo que me despierta cierta antipatía que se traduce a que odie más sus canciones. Se lo agradezco, pero no. De hecho ni siquiera se lo agradezco. Bosé, aunque también esté en mis antípodas ideológicas, al menos es buen músico.


Decía: "Es posible que Bosé tenga razón. Pero yo odio la música." Por tanto, lo mejor que puedo hacer es no financiarla. Sin embargo, he de hacerlo quiera o no. Y cuando me compro una impresora tengo que pagar 60€ más por pagarles la comida a estos pájaros. Y 60€, para mi, son tres semanas de trabajo.*

Lo siento por Bosé, pero su dinero lo está robando. Lo siento por Bosé, pero conmigo no gana dinero por su música, sino por sus latrocinios. Bosé, profesión: ladrón.

*No es esclavitud ni me busco otro trabajo. Son circunstancias especiales y, sobre todo, es problema mío. Soy yo el que quiere ese trabajo por que le gusta.

Estadísticas del blog