07 diciembre 2007

Sofá cama hinchable para sustos y culpabilidades.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

A algunos inventos es difícil encontrarles una vertiente maligna. A otros, como a este sofá cama (Abierto en la imagen) de 1.200 metros de largo que puedes comprar por 112€ en Drink Stuff no.

Pero lo difícil de verdad, lo que marca la diferencia entre un malo mediocre y un malo genial es encontrar una manera de hacer el mal que no sea tan obvia como el asustar de un pinchazo a los que se sienten en él o regalarlo para luego pincharlo.

Y como nosotros somos malos geniales hemos encontrado el modo. Un modo ni tan obvio ni tan pasajero. Hemos encontrado el modo de hacer sentir culpable a quien se acueste en él por los siglos de los siglos. He aquí el procedimiento a seguir:

Primero tienes que hacer a otro inflar el sofá.

Después, tienes que abrirlo para que duerman dos personas de sexualidades idénticas, esto es, que se atraigan entre ellos y, a poder ser, que no sean pareja, por aquello de la maldad. Añade +1 a tu maldad por el dolor de espalda intrínseco a dormir en un lugar tan enano (Dolor que tendrán asegurado a no ser que midan menos de 1200 cm´s, claro.)

El tercer paso consiste en lograr que tengan sexo. Ponte otro punto positivo si consigues fotografiarlos y chantajearlos.

El paso final es desinflar el sofá mientras duermen. Entonces el mal estará hecho.
Sólo queda acusarles de tener sexo en tu sofá cama hinchable nuevo y reventártelo, con lo que te había costado. Entonces largarte llorando por fuera, riendo por dentro.

Estadísticas del blog