06 noviembre 2007

El robot amigo

Un estudio de la universidad de California ha estudiado durante 45 horas la interacción de unos niños de entre tres y cinco años con un robot de 60 cm´s con alguna habilidad social como reirse o bailar.

La mayoría de estos robots aburren tras unas horas, pero este fué considerado por los niños uno más tras un periodo de aprendizaje.

Cuenta la noticia varias anécdotas, como que empezaron por tocarle la cabeza (entonces el robot se reía) y terminaron por cogerle sólo las manos como a los demás, que le ayudaban a levantarse y lloraban cuando se caía y que una vez que se le acabó la batería le taparon con una manta para que durmiera mejor.

La aplicación es obvia: Pueden ayudar a los profesores como "alumnos infiltrados" a llevar a cabo una clase, a enseñar más o a eliminar conflictos.

Vía y más detalles Público y National Geographic

Estadísticas del blog