22 noviembre 2007

El fin de los pedos espía

Free Image Hosting at www.ImageShack.us


En Dremin.com encuentro una clasificación de los tipos de pedo:


Está el pedo simple, que todos le conocen, es guarro y sin ninguna característica especial, pero tras mucho tiempo y mucha práctica, se pueden llegar a conseguir pedos realmente increíbles.

El pedo gorgorito es ese que suena como millones de burbujitas saliendo del orificio trasero. No suele oler demasiado, pero es altamente ridiculizante si te lo tiras con mucha gente al lado.

El pedo bomba apenas lo puede oler, pero suena que da gusto, es corto, muy corto, pero suena muy alto, es como una explosión, un POFF, corto y seco.

El pedo doloroso es ese que suena a grieta, PRFFFFFFFRRR... que da miedo sólo de oírlo, ya ni te cuento de olerlo, parece que rasca.

El pedo espía es el más odiado por los acompañantes del pedorro, ya que este no se escucha, no sabes que se lo ha tirado hasta que te llega el olor, ¡pero cómo huele! made mía, es terrible. Lo bueno es que jamás podrán probar que fuiste tú el que se lo tiró y no el de al lado.

El más cochino de los pedos, es el pesado, como el chiste (¿Los pedos pesan?. No. Pues entonces me he cagado.) Es ese pedo que suena a hojalata, prfffflllpfff... y se escuchan como gárgaras, que no sabes si era un pedo o si habrá manchado los pantalones.


PUes todo esto se acabó.

Esta patente acaba con el olor (que no el sonido ni el sabor en el último tipo). Ahora colará eso de que ha sido con la boca.

Vale para hombres y para mujeres

Vía Ubergizmo

Estadísticas del blog