25 octubre 2007

¿Qué importancia tienes?

Hace poco vi el brillante más caro del mundo. 12 millones de dólares por una piedra.

Llamenme ignorante, pero prefiero comprarme una Wii. Claro que la Wii no me adorna. Ni mucho menos señala mi status social.

Algún afortunado lector pedirá consejo de este modo: ¿Debería entonces gastarme esos 12 millones?

¡Que va! Hay maneras mucho más baratas y divertidas de mostrar prestigio social a la vez que te adornas: El Vanity Ring es lo que buscas.

Un anillo de plastiquillo con un numerito no parece lo más elegante del mundo, pero la importancia de ese número es lo que cuenta: ¿Crees que la pivita en cuestión podrá resistirse cuando le digas que ese es el número de resultados que encuentra Google con tu nombre?

Efectivamente, eso es lo que el anillo señala. No es gran cosa si te llamas José Perez, pero como te llames Eugenio, Godofredo o Rigoberto empieza a tener más importancia.

Seguro que más de uno ha pensado que mejor sería si diera el número de dólares de la cuenta bancaria. Esos quedense con el brillante.

Vanity Ring

Estadísticas del blog