29 julio 2005

Un nuevo género literario: El blog

La www (World Wide Web) podría verse como un sistema de entrada y salida (input-output, que dicen ahora) muy especial. Especial digo porque lo que entra una vez sale todas las veces que se solicite. Así, lo que alguien añada lo podrán ver todos los internautas , no sólo una única persona.

Desconozco los datos y supongo que los desconocerá todo el mundo, pero no creo que llegue al 70% las personas que añaden información a la web, ya sea en forma de comentarios, foros, páginas personales o de trabajo etc.
De este hipotético 70% me atrevería a decir que el 20% es irrelevante: Comentarios monosílabos, que no aportan información, confirmaciones de llegada, páginas abandonadas, con pocas visitas, que terminan siendo borradas por los proveedores, páginas de prueba etc. También me atreveré a juzgar la mitad del 80% restante como de poco interés: Contestaciones de calidad media o baja en los foros, páginas personales (personales en el sentido más estricto, esto es, fotos de familia), información redundante y dispersa que puede encontrarse mucho más cómoda y extensamente en otros lugares, etc. (esto me hace preguntarme el equivalente informático a "¿Cuánto pesa la tierra?": ¿Cuantos Gb´s ocuparán todas las webs?).

Sin embargo, siendo pocos los que aportan información de calidad, somos muchos los que la leemos gracias a esa característica de la web de poder conseguir la información tantas veces como se desee.

Si dije el 70% es gracias a la blogosfera. Recientemente se informó de la cifra de blogs creados al día y era esperpéntica (sobre todo por saber que la mayoría de los blogs contendrán un mensaje o unos pocos e irán al limbo de los blogs)

Esta aportación general y al alcance de todos, que si bien ya estaba antes a mano nunca lo estuvo con tanta calidad y facilidad, acelera el intercambio de información (a pesar de lo engorroso que es encontrar algo bueno donde hay más cantidad que calidad) y nos ayuda a expresarnos.

Si bien en Internet las cosas cambian de forma, fuera de él, cambian de fondo. Recordará todo internauta habitual aquel papel electrónico que sólo consumía energía al cambiar lo escrito encima. También nacen móviles cada vez más cercanos a PDA´s. Estos permiten leer, hasta aquí un cambio de forma, pero permiten leer lo que publiquemos en nuestros blogs, entradas día a día, anotaciones personales, etc. He ahí el cambio de fondo: En la novedad del género.

Lo más parecido es el género periodístico.

Ahora el género, como nuevo, llama la atención, se le ve poco importante. No tardará en ser un género más. Yo por ahora, voy pidiendo el Nobel de Literatura para L* o para Francisco.

1 comentario:

Noi dijo...

El tema de los blogs es un fenómeno interesante, que mezcla la vanidad de saberse potencialmente masivo, la capacidad de "salir al aire" en forma casi gratuita (solo el gasto del servicio de internet, la facilidad de gestión...
Coincido en que son pocas las páginas que agregan "algo nuevo" a la red, que traen información interesante. Es frecuente encontrar sitios que cuentan "al-pie-de-la-letra" sus vidas, que qué caros están los tomates, que me encontré con amigos, que en mi trabajo todo bien... en fin!

Estadísticas del blog